Eric Clapton… un Dios blanco para El Blues más negro