Sting, y la policía del rock.

Eric Clapton… un Dios blanco para El Blues más negro